Saltar al contenido

Archivos de categoría Gestión de datos

Control de stock

En el mercado actual, los negocios compiten para ser el mejor, ofrecer servicios rápidos, de calidad, fiables y con el menor coste posible. Para este objetivo la gestión del stock es fundamental.

El control de almacén o de inventario es una parte de la logística de la empresa y consiste en organizar, planificar y controlar las mercancías de un almacén. Todo para ofrecer un servicio constante a la demanda existente con la máxima fiabilidad, rapidez, versatilidad y calidad al menor coste posible.

La gestión de stocks requiere conocer muy bien el funcionamiento del almacén y del propio negocio.

Encontrar el equilibrio entre las ventas (salidas) y pedidos a proveedores (entradas) no es facil. Las ventas son imprevisibles y dependen de los consumidores; y, aunque los pedidos a proveedores depende de nosotros, hay que regular la frecuencia y tamaño de los pedidos para no quedarnos cortos ni pasarnos.

Objetivos principales de la gestión de stock:

  • Reducir el coste de almacenamiento.
  • Minimizar la mercancía que puede quedar obsoleta si no se vende.
  • Mejorar la distribución entre almacenes y desde ellos a los clientes.
  • Estar siempre preparado para la venta.
  • Dar salida a todos los pedidos de forma rápida y eficiente.

Todo esto hace ser más competitivos, generar un mayor número de ventas a medio plazo y mejorar el flujo de caja. Una buena gestión de stock reduce la carga de trabajo y tiene un impacto directo sobre el funcionamiento del negocio y en su rentabilidad.

0 Seguir leyendo →

Recopilación de datos en el Big Data

Recopilación de datos en grandes volúmenes

La recopilación de datos es el primer paso para poder realizar cualquier tipo de estudio con datos. Este proceso se realiza mediante la digitalización de los datos, es decir, convertir cualquier dato a formato digital.

Hasta ahora el proceso de capturar la información se realizaba de infinidad de formas, muchas de las cuales impedía el posterior análisis. Esto suponía perder esa información. Incluso hoy pueden haber acciones que no pueden ser medidas o digitalizadas, pero cada vez son menos.

Datos como los movimiento de personas, las revoluciones de un motor o el recorrido de las grúas, pueden convertirse a datos digitales para su posterior análisis. La idea es recoger toda la información que se produzca de cualquier evento. De esta forma no se pierde ningún detalle de lo que sucede con el fin de tener una información completa de ese evento.

Cada fuente de datos y cada tipología tiene su propia forma de recopilación. La forma más sencilla hoy en día es el uso de los sistemas informáticos. Pero depende del experto decidir la forma de recopilar información para que su uso sea lo más sencillo posible.

Uso de los datos

Uno de los principales objetivos de esta recopilación de datos es que posteriormente se pueda analizar para detectar patrones de comportamiento. Para realizar dicho análisis se utilizará el Big Data, por lo que la recopilación debe ir orientada a esa forma de analizar. Esto supone que el almacenamiento y la estructuración de la información debe estar en formatos utilizables y si es posible en bases de datos.

La fuente de los datos puede ser muchos y variados (usuarios, aplicaciones, sistemas, bases de datos, sensores…). Su uso posterior puede ser cualquiera, incluso algunos que en principio nada tienen que ver con la fuente.

Pongamos un ejemplo: la captura de movimiento de personas en un aeropuerto. Inicialmente estaba orientado a mejorar y optimizar el flujo de personas. Pero puede utilizarse para detectar movimientos extraños de personas particulares. Puede indicar que esa persona tiene problemas de salud o desorientación.

Si tienes dudas o preguntas también puedes plantearlas en nuestro grupo de LinkedIn

0 Seguir leyendo →